Pinturas para control técnico

Pinturas para control técnico

La pintura afecta al control de la temperatura de equilibrio, y se han realizado numerosos estudios sobre el calentamiento de superficies sometidas a radiaciones solares. Estas pruebas se han realizado sobre superficies de formas idénticas (depósitos cilíndricos o chapas lisas), pintando con distintos colores y exponiéndose a la radiación solar en diversos días límpidos y sin viento, teniendo en cuenta únicamente la temperatura ambiente. De este modo, se puede establecer una relación entre el aumento de la temperatura superficial de las chapas de acero pintadas en distintos colores y el tiempo de alumbrado por rayos infrarrojos.

Además, existe una relación entre las temperaturas medias de equilibrio en las chapas de acero expuestas al exterior y la temperatura ambiente para acabados en blanco, negro y galvanizado (Ta = Temperatura ambiente 24°C).

Relación entre las temperaturas medias de equilibrio en el interior de depósitos cilíndricos y la temperatura ambiental para acabados en blanco, negro y plancha galvanizada.


Temperaturas medias de equilibrio en el interior de depósitos cilíndricos pintados exteriormente (Ta = Temperatura ambiente 20°C).

A partir de estos datos se demuestra que es falso que el empleo de pinturas metalizadas o de superficies especulares metálicas sea la mejor solución contra la absorción de color. En estos ensayos se constata que las pinturas blancas pigmentadas inicialmente con bióxido de titanio rutilo son las que ofrecen mayor reflexión de los rayos caloríficos a largo plazo, pese a que inicialmente puedan parecer más convenientes las pinturas de aluminio. Las características de estas últimas se ven alteradas con el tiempo a medida que el aluminio se va oxidando, variando su color puro a tonos más grisáceos.