Membrana Liquida:

La membrana líquida es una emulsión impermeabilizante de alto poder cubritivo para uso exterior. Por sus componentes la membrana en pasta es flexible y elástica adaptable a la superficie. La membrana es recomendada para aplicar en techos planos o inclinados, terrazas transitables, reparaciones de membranas asfálticas, cubiertas deterioradas o deficientes donde las filtraciones y goteras se convierten en una molestia constante. Es ideal para una impermeabilización rápida por su fácil aplicación ya que el producto viene listo para usar. También puede utilizar membrana liquida para sellar microfisuras existentes. Una vez aplicada como tratamiento de impermeabilización, la membrana líquida, se convierte en una membrana capaz de soportar un tránsito liviano brindando protección absoluta antihumedad. La membrana líquida una vez aplicada conforma una película seca, firme y flexible de mucha adherencia a cualquier tipo de superficie.

Impermeabilizante:

La pintura impermeabilizante protege y decora fachadas y cubiertas o paredes y techos interiores de las humedades, las filtraciones y las fugas de agua. El material de la superficie dañada condiciona el modelo específico de producto idóneo para impermeabilizar. Las pinturas impermeabilizantes se utilizan para evitar los problemas de humedad, filtraciones y fugas de agua. Existen soluciones de interior o exterior. Si estás harto o harta de las humedades que se crean en tu casa, soluciona definitivamente el problema e impermeabiliza el techo o pared dañados. El impermeabilizante de exteriores, aparte de para impermeabilizar, lo podemos usar para proteger una fachada de pintadas. La pintura impermeabilizante impide que penetre o se filtre la pintura de un grafiti por ejemplo, de ahí que la pintura quedará solo en la superficie y esto facilita su limpieza.

Pintura barniz.

Si se trata de recuperar un mueble, se suele usar barniz, lo que le da una buena apariencia a la madera y luego se aplica poliuretano para un acabado luminoso y parejo. Esta pintura puede ser usada en muebles y llevar un acabado mate, perlado, brillante o transparente.

Epoxi:

En materiales como la madera o el metal, la pintura epóxica es ideal. Esta también puede ser usada en lugares húmedos. Este tipo de pintura se consigue en kit con resina, endurecedor y diluyente.

Pintura Latex:

Una pintura al látex aparte de cubrir con color una superficie, protege a las paredes donde es aplicada al formar una capa plástica con gran resistencia a los agentes externos. Es una de las pinturas más usadas en la actualidad para cielos rasos y muros, en interiores y exteriores. Las pinturas al látex no son impermeabilizantes, pero dan muy buena protección a las superficies otorgando una capa protectora de los agentes, como la humedad y el roce, que son unas de las principales causas de deterioro de las paredes. Las pinturas plásticas no absorben la humedad, como es el caso de las pinturas vinílicas, siendo ésta una de sus principales diferencias y su cualidad. La mayoría de las pinturas al látex son lavables, con agua y jabón, lo que permite quitar restos de suciedades adheridas por el roce o salpicaduras. Las pinturas de terminación mate tiene que tratarse con mucho cuidado para no ser manchadas.

Enduido:

El enduido plástico es un producto de alta consistencia apto para eliminar imperfecciones, nivelar diversas texturas, alisar total o parcialmente superficies de yeso o revoque, tanto en paredes como cielo rasos. El enduido es un resanador o sellador y se aplican antes de la pintura, tiene mucha rigidez y es de secado rápido. Es para uso en interiores.

Esmalte sintético:

El esmalte sintético tiene una base de aceite, por lo que es más durable que la pintura plástica y cubre más en una capa. Este tipo de pintura es generalmente usado en lugares de alto tráfico, como la cocina y baños, ya que es resistente al agua y humedad. Aparte de tener un acabado más liso y sin marcas, también se encoge menos que la pintura látex y es una buena opción para pintar muebles y piezas de madera. El esmalte sintético ya no es muy popular a comparación con la pintura plástica, ya que tiene varias desventajas. La más grande es sus fuertes gases. Estos pueden hacer que el trabajo de pintar se vuelva tedioso, y si trabajas en un área con poca ventilación, puedes tener dolores de cabeza y mareos. Aparte de los olores, también deberás gastar más plata y tiempo limpiando brochas y otros materiales, ya que necesitarás solventes. Nunca tires esmalte sintético por las tuberías, contacta las oficinas de tu ciudad para instrucciones específicas, ya que puede dañar los caños o contaminar el agua. Este tipo de pinturas se utilizan para aberturas de hierro y madera, muebles y superficies donde se necesita mayor resistencia a golpes y rayaduras.